jueves, 13 de febrero de 2020

Reseña de EN LA CUNETA de Francisco López Serrano en El periódico de Aragón

Francisco López Serrano. -
MIGUEL ÁNGEL ORDOVÁS
06/02/2020
Pocas dudas deja una novela que se mira explícitamente en el espejo de 'En el camino' de Jack Kerouac, pero que se titula En la cuneta. Francisco López Serrano lleva a cabo una completa labor de desmitificación de una época, y donde en la obra de Kerouac latía un aliento épico moderno, en esta novela publicada por la editorial Baile del Sol se vislumbra una mirada bastante menos heroica.
El autor relata las andanzas de un grupo de jóvenes que en la España de principios de los años 70 se dedicaban a 'rular', esto es, viajar y vivir al margen del sistema establecido, disfrutando del momento y sin mayores preocupaciones que la música, las drogas y el alcohol, la discusión político-filosófica y, en algunos casos, la creación literaria. Sin olvidar el ayuntamiento carnal, algo fundamental pero muy pocas veces satisfecho, por lo menos para el protagonista.
Francisco López Serrano evidentemente no fabula, sino que más bien se dedica a poner en palabra sus recuerdos, supervivientes a pesar de los excesos. Así, la novela resulta una interesante reconstrucción de aquel momento, con una Barcelona efervescente, llena de libertad y libertinaje, y con apariciones estelares de algunos personajes significativos de entonces, como el mítico Ocaña y su corte de locas, Leopoldo María Panero ya a lomos de su locura, o un Dalí en declive, convertido en caricatura de sí mismo y bajo las garras de Gala.
El estilo de López Serrano es suelto, la mayoría de las veces coloquial e incluso rozando a veces lo desmañado, aunque la veracidad que consigue prima sobre la corrección académica. La causticidad que destila en las primeras páginas se va mitigando conforme avanza su narración. Al principio En la cuneta resulta un retrato casi hasta despiadado, pero poco a poco, igual que sus protagonistas que van cansándose de la vida bohemia, se va imponiendo un tono más elegíaco. 


Título: En la cuneta
Autor: Francisco López Serrano
Editorial: Baile del sol




sábado, 1 de febrero de 2020

Reseña de “Insumisas” en ‘Piedra del molino’ nº 31 (otoño de 2019)



Bajo el título de Insumisas (Baile del Sol. Tenerife, 2019) ve la luz una antología de poesía crítica contemporánea de mujeres, tal y como reza la portada del volumen. La selección y edición corren a cargo de Alberto García-Teresa, quien en su epílogo afirma que es éste un florilegio de “poemas de mujeres poetas con una orientación clara pero no cerrada, pues se manifiesta amplia en matices y posiciones”. Incide el antólogo en que no es su pretensión delimitar ni cerrar ningún canon, pues sólo intenta subrayar “la existencia y el vigor de tales posiciones políticas y poéticas relevantes que abren y fomentan vías para la reflexión, el debate y la puesta en marcha de prácticas para la emancipación”. Con tales pretensiones, el lector tiene, pues, ante sí un compendio de versos de los que podrá extraer opiniones, sensaciones y estímulos muy variados. Que respondan o no a las preguntas y conflictos planteados no es óbito para valorar el esfuerzo por implementar una manera más de acercarse a la poesía femenina de hoy. Son setenta y ocho las seleccionadas, las cuales abarcan más de cuatro décadas de producción. Una nómina amplia y sugeridora, donde caben autoras de obra consolidada, en crecimiento e incipiente, y de estéticas tan heterogéneas como renovadoras. // D.J.M.

VV. AA., Insumisas. Poesía crítica contemporánea de mujeres. Baile del Sol, 2019


martes, 14 de enero de 2020

Entrevista a Markéta Pilátová en cronica.com.mx


La literatura latinoamericana conquista la República Checa

por Reyna Paz Avendaño
2020-01-04 - 00:00:00


Las obras de Roberto Bolaño, Juan Rulfo y García Márquez son muy apreciadas, señala Markéta Pilátová. Con la Primavera de Praga una gran ola de checos se instaló en América Latina, explica


América Latina fue durante el siglo XX un refugio para los habitantes de República Checa que huían del fascismo y después, del comunismo; por ello, la literatura de Roberto Bolaño, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo y recientemente de Ricardo Siri, mejor conocido como Liniers, ha llegado a dicho país europeo. Crónica presenta una entrevista con Markéta Pilátová (Kromeriz, 1973), hispanista que ha hecho posible la lectura de autores latinos en Chequia.

Pilátová, que actualmente trabaja en el Instituto Cervantes y es autora de los libros Mis ojos te llevarán a casa (Baile del Sol, 2007) y Mi libro favorito (Baile del Sol, 2010) estudió latín e historia, pero fue gracias a un profesor universitario que decidió viajar a América Latina.

“Cuando aconteció la Primavera de Praga en 1968, muchos profesores universitarios que no estaba de acuerdo con la invasión rusa no podían dar clases y mi profesor trabajó en ese periodo en Cuba, conocía muy bien América Latina y cuando acabó el comunismo nos dio clases de español, siempre nos hablaba de América Latina y me contagió el interés de conocer esos países”, recuerda.

Pilátová obtuvo una beca de estudios en Guanajuato, después viajó por toda América del Sur, obtuvo empleos de corresponsal y se desempeñó como profesora para las comunidades checas establecidas en Argentina y Brasil.

“También escribo novelas y libros para niños en las que reflejo algún tipo de experiencia nómada y otros mundos exóticos que están conectando con mi cultura porque muchos checos migraron a América Latina. Para mi país es necesaria esa conexión porque es un país chiquito, que estuvo cerrado durante 40 años, no podíamos viajar porque estaba prohibido, entonces América Latina es ahora una sede para conocer más horizontes”, señala.

— ¿Has realizado traducciones del español al checo?

— Mi primera traducción fue la novela Los creyentes, de Norma Lazo, que es una autora mexicana. Después del argentino Liniers, traduje todas sus historietas de Macanudo. He vivido tres años en Argentina y me pareció que Macanudo tiene mucho que ver con el humor checo pero nadie me lo creía hasta ahora que es todo un fenómeno en mi país.

El trabajo de Ricardo Siri, Liniers, fue reconocido el pasado 7 de diciembre con el Homenaje de Caricatura La Catrina, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

— ¿Has tenido contacto con Liniers?

— La primera vez que lo contacté fue en Buenos Aires y hablamos de cómo traducir unas cosas que parecían intraducibles, por ejemplo, tienen muchas menciones de la cultura pop de los años 50, entonces adapté eso al contexto checo y aparecen actrices de mi país, de la era del comunismo y claro, Liniers me lo permitió.

MIGRACIÓN Y RECONCILIACIÓN. Argentina y Brasil son los dos países de América Latina con mayor número de asentamientos checos, platica Markéta Pilátová.

“Nuestras migraciones, como siempre, son de dos tipos: económicas y políticas. Llegaron checos al norte de Argentina en los últimos años del siglo XIX para fundar pueblos. Después, cuando algunos judíos se exiliaron y comenzó el fascismo, hubo migraciones masivas, entonces las personas que pensaban que regresarían a Chequia porque había acabado la guerra, no pudieron volver ya que inició la dictadura comunista y perdieron todo porque los bienes se nacionalizaron”, explica la hispanista.

Con la Primavera de Praga una gran ola de checos se instaló en América Latina, agrega Pilátová, y las historias que resultaron le fascinaron.

“Como escritora estoy absorbiendo lo que las personas me cuentan y creo que en la inmigración tienes un tema muy existencialista porque dejar un país durante 40 años es muy duro, es toda una generación”, narra.

La autora señala el tema de reconciliación como uno de los que más le impactan.

“Salir de la República Checa no sólo era una cuestión de ir y no volver, sino de irse a costa de la familia, de mandar en exilio a los hijos mientras los padres, primos y tíos se quedaban porque cuando tu migrabas el régimen comunista castigaba a toda la familia, los metía a la cárcel, los mandaban a trabajar a las minas de uranio o no podían estudiar. Entonces tú hacías un futuro a costa de otros y cuando la gente pudo regresar a su país se enfrentó con la pregunta: cómo reconciliarse con quienes se quedaron y la pasaron mal”, indica.

En ese momento de dictaduras, comenta Pilátová, llegaron a Praga las traducciones de autores latinoamericanos.

“El llamado boom latinoamericano es muy conocido en mi país porque los traductores no podían traducir las obras anglosajonas, los checos se fijaron en América Latina porque la censura del comunismo no tenía problemas con esa parte del mundo. Conocemos bien las obras de Roberto Bolaño, Juan Rulfo, García Márquez”, destaca.

Sin embargo, añade, “los autores de hoy no tienen mucha repercusión porque hablan de las grandes ciudades, de la violencia, del narco y de cosas que preocupan a las sociedades latinoamericanas pero eso no tienen cómo conectar con el público de la República Checa porque ahora es un país sin violencia, sin muchas desigualdades sociales y no estamos confrontados tanto con la pobreza extrema porque tenemos un estado social”.

https://www.cronica.com.mx/notas-la_literatura_latinoamericana_conquista_la_republica_checa-1142091-2020#.XhDl-mrOFyA.twitter

jueves, 9 de enero de 2020

Entrevista a Edem Awumey en CRONICA.COM.MX

“El acceso a los libros desde muy joven cambió radicalmente mi vida”: Edem Awumey En entrevista, el escritor togolés Edem Awumey relata su despertar literario, las reflexiones que provocaron obras como El extranjero, de Albert Camus, y el impacto en su obra
“El acceso a los libros desde muy  joven cambió radicalmente mi vida”: Edem Awumey  | La Crónica de Hoy


Edem Awumey (Togo, 1975) es un escritor africano que en 2009 fue nominado al Premio Goncourt —el galardón más importante de las letras francesas— por su novela Los pies sucios, obra que se encuentra en español gracias a la editorial Baile del Sol, junto con dos novelas más escritas por este autor que aborda el tema del exilio y de la lucha contra la ceguera que genera la violencia.

Crónica presenta una entrevista con el togolés y también autor de Rose Déluge, Explicación de la noche, Tierno Monénembo: el romance del exilio y Mina entre las sombras, las cuales se promocionaron en la edición 33 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

“Nací en la capital de Togo y algo que cambió radicalmente mi vida fue que tuve acceso a los libros desde muy joven. Era un niño bastante tímido e introvertido y eso influyó mucho para que mi relación con los libros se fortaleciera”, narra.

Otro factor que determinó a Edem fue que en su escuela secundaria existía una amplia biblioteca, es decir, una excepción en Togo, país que fue llamado la “costa de los esclavos”, que vivió 38 años en dictadura y que después de la Primera Guerra Mundial dejó de ser colonia alemana para ser repartido entre Francia e Inglaterra.

“De repente, dentro de mis lecturas me encontré con el libro El extranjero, de Albert Camus, y reflexioné mucho tiempo sobre una frase que aparece cuando al protagonista le preguntan: ¿por qué mataste al árabe?, y éste responde: ‘por el sol’. Tenía 15 años y lo leí varias veces porque pensé que no había entendido y me preguntaba ¿por qué alguien puede matar por el sol?”, recuerda.

Después de varios años comprendió la frase, en el contexto de Togo de 1990 cuando el país inició un proceso de democratización.

“Muchas mujeres en Togo tuvieron que salir de casa y trabajar día tras día bajo el sol, hacer el esfuerzo de vender cosas en el mercado para alimentarnos y al final de cuentas, nosotros somos gracias al esfuerzo de ellas. Hubo mujeres que murieron bajo el sol”, señala.

Edem entendió la connotación del sol violento. “La represión fue algo que vivimos en el contexto político de 1990 en Togo, había dictadores que mantenían el poder a toda costa y que no nos permitían regresar a una verdadera democracia. En ese tiempo escribí mis primeros textos”.

Una de sus influencias fue el libro clásico para los africanos Los soles de las independencias, de Ahmadou Kourouma (Costa de Marfil, 1927-2003).

“Me gusta hablar del sol en plural, en tres facetas: el sol de la esperanza, el sol de la violencia y después el sol de la esperanza regresa con la resistencia. De hecho, regresando a la historia del personaje de El extranjero, de Camus, el reflejo del sol en el cuchillo que sostenía el árabe fue tal que lo cegó, entonces lo que intento en mis libros es deshacerme de ese sol tan violento”, expresa.

Awumey inició su carrera literaria en Togo y se fascinó por el movimiento de lo absurdo de Samuel Becket y Eugene Ionesco. Recibió la beca UNESCO-Aschberg, para ser escritor residente en Marnay-sur-Seine, Francia, después se mudó a Quebec ya que Togo continuaba con problemas de violencia política.

“Haciendo una comparación fácil con la obra Esperando a Godot, en el Togo de 1990 muchos jóvenes que se manifestaban nunca regresaban, muy pronto me di cuenta de dos verbos: ir y regresar que formarían parte de mi destino”.

INOCENCIA. Los pies sucios es una novela que cuenta el viaje del joven Askia del Golfo de Guinea a París en busca de su padre, recorrido en el que resuena la frase materna: “hemos estado en todos los caminos y por todas partes nos han llamado pies sucios”.

— ¿Somos sociedades de pies sucios?

— Cuando escribí el libro podía ver a la gente queriendo atravesar para ir hacia España, veía a la gente que caminaba días y días, esa gente por más que tuviera sus pensamientos frescos y llenos de esperanza, su cuerpo no estaría limpio, sólo se detenían para pedir dinero y comer.

“En ese momento pensé en otros tipos de pies, me acordé de mi infancia cuando jugábamos sin tener zapatos porque a nuestros papás no les alcanzaba para comprarnos unos, entonces teníamos los pies sucios de inocencia. Hoy seguimos con los pies sucios por diferentes razones y espero no sea por la pérdida de sueños”, responde.

— ¿Se puede escapar del destino?

— Podemos luchar para escapar. En mi obra siempre junto los conceptos de lucha y destino porque como decía Víctor Hugo: quien lucha, vive. Pienso lo mismo.

— ¿Cómo recibiste la noticia de tu nominación al Goncourt?

— Mi editor me dijo: busca tu nombre en Google; estás nominado al Premio Goncourt. Fue un momento en el que fui iluminado por una luz enceguecedora y es muy bonito tener esa luz, pero durante todo ese proceso evité caer en la ceguera.