miércoles, 27 de mayo de 2015

El hombre ajeno

El hombre ajeno
Título: El hombre ajeno
Título Original: (El hombre ajeno, 2014)
Autor: David Pérez Vega
Editorial: Baile del Sol
Colección: Narrativa

Copyright:
© David Pérez Vega, 2014
© Ediciones Baile del Sol, 2014
Edición: 1ª Edición: 2014
ISBN: 9788494261503
Tapa: Blanda
Etiquetas: amistad, crítica social, poesía, intimista, literatura española, Madrid, novela, Valencia, secretos, emociones, sentimientos, poesía salvadoreña, literatura centroamericana, Móstoles
Nº de páginas: 275










Argumento:

Juan es un recién licenciado en Filología Hispánica que, mientras está preparando su Tesis en torno a la figura de uno de los poetas salvadoreños más importantes del siglo XX, trabaja como mozo de carga en un almacén. Sus días transcurren entre el trabajo y sus encuentros con Irina, una emigrante ilegal ucraniana con la que mantiene una relación.

Una vida un poco monótona pero que encierra un secreto que llega a atormentarle.


Opinión:
 Si el lector coge en sus manos esta novela de David Pérez Vega y lee el resumen del argumento que ha puesto la editorial en la contraportada puede llevarse una sorpresa al leer toda la novela ya que este resumen argumental no llega a coincidir con lo que nos narra "El hombre ajeno". No es que esté mal solo que, en realidad, la novela no gira en torno a la figura del poeta salvadoreño Héctor Meier sino más bien en torno a la de Juan, un recién licenciado en Filología Hispánica que está haciendo su Tesis Doctoral sobre la vida y la importancia de este poeta. Juan es el auténtico protagonista. El poeta es más bien un secundario, con bastante importancia, pero cuya historia corre paralela a la de Juan.
"El hombre ajeno" ha sido editada por la editorial Baile del Sol dentro de su colección "Narrativa". Es una novela que no solo me ha fascinado sino que me ha impresionado. Tal como la define su autor, es una novela de poetas y no va nada mal encaminado. Al mismo tiempo, es de esas lecturas o novelas que tienen varias lecturas y en las que se aprecian varios géneros. Para mí, va mucho mas allá de una simple novela de poetas, es al mismo tiempo una novela social ya que, aunque sea de forma secundaria, el lector aprecia en ella una fuerte crítica a la situación social y laboral que se vive hoy en día y no a nivel de todos los trabajadores. A través del personaje de Juan, y también de su amigo Rafa, David Pérez Vega expone la realidad que viven muchos universitarios hoy en día. Gente recién licenciada que debe trabajar en lo que sea para poder ganar unos euros. Juan, como digo, es un claro ejemplo de ello: un Filólogo que está preparando su Tesis mientras trabaja de forma temporal como mozo de descarga en un almacén. Leyendo estos párrafos no puedes dejar de ir asintiendo con la cabeza, la realidad es palpable, cierta. Una crítica social narrada con toda la crudeza que debe tener, en ningún momento el autor oculta la realidad y ello hace aún más creíble la historia que nos está narrando.
Junto a esta faceta de novela realista o social, "El hombre ajeno" tiene otra cara: es una novela muy intimista. Cada uno de los personajes, especialmente Juan, van desnudando sus sentimientos y sensaciones ante el lector. De todos ellos, el más directo es Juan. Cada uno de sus pensamientos y diálogos son como una confesión que realiza ante el lector, una exposición sin tapujos, de querer compartir con él sus sentimientos. Ambas facetas o lecturas de la novela ha sido lo que más me ha llamado la atención y me ha gustado ya que aporta mucha madurez.
También tiene su puntito de novela histórica y literaria. Como he comentado, Juan está preparando su Tesis Doctoral sobre un poeta salvadoreño: Héctor Meier. Tomando como pretexto dicho trabajo, David Pérez Vega da a conocer al lector no solo cuál era la situación de El Salvador, y otros países de Centroamérica, en el siglo XX (especialmente en las décadas de los 50 y 80) a nivel histórico, político y social sino también literario. El autor describe, o dicho en palabras más comunes hace un repaso, a la situación de la Literatura Centroamericana. Una revisión no sólo interesante sino muy útil puesto que aprendes de ella.
Una novela cuya acción se desarrolla en Móstoles pero que también tiene a Valencia como protagonista, no solo a la capital sino a su costa. Como valenciana, este detalle me ha encantado lo mismo que el párrafo que dedica a las bibliotecas.
Todos estos ingredientes hacen de "El hombre ajeno" una lectura de lo más interesante y especial. El estilo narrativo de su autor es perfecto, brillante. No deja margen al aburrimiento sino todo lo contrario. Sin ser una novela de acción, engancha. Una vez has iniciado la lectura no puedes parar hasta llegar al final. Una novela que se divide, en el libro, en tres partes pero que se quedan en dos.
"El hombre ajeno" me ha permitido descubrir a David Pérez Vega; creo que es un autor a tener muy en cuenta. Me gusta su forma de escribir, su narrativa. No sólo es capaz de crear diálogos brillantes sino también personajes cercanos, reales. No solo es importante Juan, también lo son el resto, desde su amigo Rafa a Irina sin olvidar a sus compañeros de trabajo.
Toda una lectura más que recomendable sin duda alguna.
Ysabel M.

miércoles, 13 de mayo de 2015

Bailando con Sofía Castañón: "Contamos para hacer que algo que no está florezca o para cuidar el crecimiento de lo florecido".

Baile del Sol.- ¿Por qué Prohibido silbar?
 
Sofía Castañón.-Por esos carteles que prohiben jugar a la pelota, que prohiben cantar en el chigre, que prohiben. Y si sufrimos unas ordenanzas municipales absurdas, que nos expulsan de las plazas y las calles, no nos conformemos con silbar. Hagamos de la voz y de la palabra, grito. Pensando en los versos de Dylan Thomas que abren el libro: "mantenernos alejados del siseo gastado".
 
 
BdS.- ¿Qué supone este libro en tu recorrido poético?
 
S.C.- Me falta perspectiva y entiendo que me falta recorrido para poder responder a algo así sin sonrojo. Lo que sí puedo decir es que se encontraron los poemas y se compusieron durante una beca de creación en la Residencia de Estudiantes de Madrid, entre 2009 y 2010, por lo que los miro con la distancia propia de quien no reniega pero se ve sabiendo que no era del todo quien se es ahora.
 
BdS.- El libro parece lleno de grietas, pero muchas de ellas florecen y se iluminan, ¿de dónde brota la esperanza?
 
S.C.-La esperanza creo que va implícita en el acto comunicativo. Contamos porque queremos, porque amamos lo que sea, y nos parece lo bastante valioso como para sacar ese canto fuera, que llegue a alguien, que sea de utilidad. Contamos para hacer que algo que no está florezca o para cuidar el crecimiento de lo florecido, que le llegue la luz, que no se rompa, que nadie lo pise.
 
BdS.- También se observa una necesidad de hogar, de un lugar donde recalar ¿es eso la madurez?
 
S.C.-La madurez debe de ser un constructor tan relativo como la adolescencia. No sé si he llegado alguno o si he salido de alguno.  Hay hogar, y hay una necesidad de entender los hogares que hubo antes. Hay sentimiento de eslabón, de acabar siendo también rostro en foto antigua.
 
BdS.- Dices en un poema que somos polvo, pero en pólvora nos convertiremos…
 
S.C.- Porque es cierto y porque hay a quienes tenemos que recordárselo, y porque tenemos que recordarlo también. Pienso mucho en los versos finales de País, de Alberto Porlan: "el miedo que tenemos a juntarnos/ porque nos conocemos". Sabemos que podemos ser pólvora, pero necesitamos recordarlo.
 
BdS.- Hay una mirada a la infancia como a un tiempo que se aleja, que ya no está, ¿qué cosas se pierden con ella?
 
S.C.- Quiero pensar que algunas cosas de la infancia me configuran hoy, que no hay cambios de etapa que nos convierten en otra persona según la edad. Creo la infancia acaba por ser un locus amoenus donde todo parece que era más fácil. Ese espacio creo que también me acompaña, aunque algo se perderá por el camino, claro.
 
 
http://bailedelsol.org/index.php?option=com_content&view=article&id=627&itemid=426
 
BdS.- Es interesante también el retrato de los demás, de la gente que pasa, una especie de poética de la observación…
 
S.C.- En lo que observamos de los demás creo que podemos observarnos. Al final esa observación constante, que interroga y se interroga, quizás sea lo más parecido que tenemos a una certeza. Y con lo endeble que es todo, una no puede evitar buscar certezas.
 
BdS.- Sueles presentar tus libros en recitales por muchos lugares de España, ¿cómo está siendo la experiencia con Prohibido silbar?
 
S.C.- Prohibido silbar está yendo de la mano de la película documental Se dice poeta, que he dirigido y que hemos proyectado por casi treinta ciudades en menos de un año. Por un lado siento que el libro está sufriendo un poco la falta de atención con la gira del docu, pero también aprovecho la carretera para estar en aquellas librerías donde he sido feliz como lectora y compartir poemas y conversación (pienso en Ubú Libros de Granada, en Pequod Llibres de Barcelona o en Bartleby de Valencia). Y reconozco que cada vez me interesa más entender los actos (poéticos o de lo que sean) como un encuentro, donde no importa más lo que diga quien aparece en el cartel del evento que quienes asisten. Creo que esa es la verdadera suerte, que a través de la poesía nos encontremos y seamos conversación.
 
Puedes comprarlo AQUÍ

La curiosa historia de una obra de arte ignorada: ‘Stoner’

4º edición de Stoner.
4º edición de Stoner.
KAREN ESTÉVEZ | Santa Cruz de Tenerife
Los editores de la empresa canaria Baile del Soldescubrieron la obra del escritor estadounidense John Williams (1922-1994) por casualidad. Fue por el 2008, gracias a la entrevista que Anna Gavalda, la escritora francesa más vendida en el mundo, concedió al periódico El País a propósito de su última obra El consuelo. Al preguntarle sobre sus planes de futuro, Gavalda comentó que estaba trabajando en la traducción de un autor norteamericano. “Se trata de John Williams y su libro Stoner (1965)”, respondió. Era la primera vez, aseguró la autora, que pedía un capricho a su editorial, La Dilettante: “Que comprase los derechos de John Williams”.
Tito Expósito, uno de los editores de Baile del Sol y gran seguidor de la francesa, decidió hacer lo propio y compró también los derechos de la obra con el objetivo de traducirla al castellano, por un pálpito, guiado por su intuición. “Pensé que si a ella le gustó tanto ese libro y a mí me gustaba tanto ella, indudablemente me iba a gustar la historia”. Y así fue. Ya en el 2009, la editorial tinerfeña Baile del Sol era dueña de los derechos de la novelaStoner en España, una gran desconocida, aunque se publicó por primera vez en 1965, “en ese momento se vendieron unas 2.000 copias en todo Estados Unidos”. No tuvo suerte en un primer momento, y tampoco fue un éxito instantáneo cuando la editorial americana The New York Review of Books le dio una segunda oportunidad en el año 2003 reeditándola como un clásico de la literatura estadounidense. Las cifras no eran muy esperanzadoras.
Esa intuición, que los primeros meses parecía abocada al fracaso, le costó unos 1.000 euros. “Hicimos una vaquita entre amigos para pagar los adelantos de la obra”, reconoce Expósito. Ahora, los derechos de Stoner rondan los 40.000 euros. El que arriesga, gana, ya se sabe.
En pocos meses pasaron de la posibilidad de cerrar la editorial a tener estabilidad económica para varios años. “Hace un tiempo creíamos que la empresa iba a cerrar, porque se cortaron casi todas las ayudas públicas para la edición, no solo en Canarias, también a nivel nacional”, argumenta Tito. Stoner se ha convertido en una bombona de oxígeno para Baile del Sol, pero su éxito no llegó de la noche a la mañana. Es más, al principio fue un auténtico fracaso. “Cuando me hice con la obra no la conocía nadie. Publicamos nuestra primera edición en 2009 traducida por Antonio Díez Fernández, antes que lo hiciera La Dilettante -editorial francesa para la que trabaja Anna Gavalda-”, narra Expósito. Tuvieron que pasar más de seis meses para que la obra comenzara a venderse, y fue gracias a las críticas publicadas en El Mundo y El País.
El primer empujón lo dio El Mundo, que calificó el libro como “una obra de arte”. Entonces comenzaron a vender entre 200 y 300 ejemplares. En 2011, se publicó en El País una crítica que llevaba por título Obra maestra ignorada, firmada por Enrique Vila-Matas. Frases como “impresiona el modo de contar de John Williams, su fuerza inusitada para los dramas minúsculos”, mejoraron la imagen de la obra y también las ventas. De 300 ejemplares, pasaron a venderse entre 5.000 y 6.000 copias en España. Una fiebre que se mantiene hoy y que se extiende en el mundo. En Francia, Italia, Inglaterra y Holanda se ha convertido en una auténticobest seller. “En Holanda, por ejemplo, se han vendido más de 200.000 ejemplares y tienen hasta club de fans”, comparte Expósito.
John Williams.
John Williams.
Stoner ha sido, por consecuencia, un caso excepcional. Ignorada durante décadas y rescatada por la crítica literaria. “Se trata simplemente de una novela sobre un tipo que va a la universidad y se convierte en un maestro. Pero es una de las cosas más fascinantes que jamás he encontrado”, describió el propio Tom Hanks, actor y productor con dos premios Óscar por Forrest Gump yPhiladelphia, en Times. No es el único. Los blogs especializados en literatura y los medios de comunicación no dejan de alabarla. Todo un sueño para una pequeña empresa editorial canaria que compró un billete de lotería y resultó premiado.
1ª edición del libro.
1ª edición del libro.
DESDE TENERIFE
La editorial Baile del Sol fue primero una revista tinerfeña que ponía el acento en temas culturales y políticos. “Pero las revistas caducan en muy poco tiempo, así que dimos el salto a la edición de libros”. En ese momento, eran entre cinco y seis estudiantes de Filología de la Universidad de La Laguna con ganas de publicar sus obras. “Por eso, montamos la editorial. Al principio nos editábamos entre nosotros, en el 2002”, recuerda Tito Expósito. La paliza de la crisis, que ha dado de lleno a la industria cultural, ha dejado graves consecuencias en Baile del Sol. “Ahora mismo trabajamos solo dos editores y una tercera persona que nos ayuda con la publicidad en Madrid, donde tenemos un almacén”. Ya no tienen una oficina: trabajan desde casa. “Trabajamos en el digital, corregimos en nuestras tabletas, todo está en la Red, en la nube. Ahora curramos todo el día”.
Los dos editores toman este trabajo como un hobby, “esto no nos da de comer”. Ambos tienen otros empleos. Sin embargo, ese hobby se ha convertido en una fuente importante de ingresos. “Como empresa cultural, movemos mucho dinero. Nuestra facturación ahora , gracias a obras como Stoner, es de 60.000 euros. Tenemos más de 600 títulos y trabajamos con 100 autores vivos”, puntualiza. No es lo único que ha cambiado. La editorial trabajaba solo con autores canarios en un primer momento, ahora “el porcentaje de canarios apenas llega al 10%”. Esta bajada no significa que la literatura canaria sea peor o menos prolífica: “Queríamos salir del ombliguismo, además comenzaron a llegarnos obras muy interesantes desde la Península y Sudamérica”. Editan entre 40 y 60 libros al año, una gran mayoría sobre poesía alternativa, de conciencia, que toca temas sociales, “y por lo general, en Canarias siempre se ha hecho una poesía menos crítica”, confiesa.
Baile del Sol edita ahora en papel y apuesta fuertemente por el digital. “Stoner se ha descargado entre 3.000 y 4.000 veces ya. Lo bueno de este formato es que podemos vender en todo el mundo”, ejemplifica Expósito. La editorial cumple con las cifras publicadas recientemente por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de España. Según ellas, en Canarias hay una tendencia a traducir cada vez más libros de otros idiomas. “Nosotros tenemos una colección de Europa del Este y traducimos del serbio, del húngaro, del croata… y de África traducimos del inglés y el francés. África siempre ha sido una constante para esta editorial”, concluye.
La historia de Baile del Sol es única. Llena de sueños y grandes aspiraciones, la empresa apostó por un caballo que nadie quería y que acabó siendo ganador. Convirtiéndose en un ejemplo inspirador para otras pequeñas editoriales.

sábado, 25 de abril de 2015

Bailando con Safrika: "La escritura es una forma de expiación, de salida... si eso me hace exponerme no me importa".


http://bailedelsol.org/index.php?option=com_booklibrary&task=view&id=694&Itemid=427&catid=115
Baile del Sol.- ¿Cómo podemos, si es que se puede, estar Preparados para la nieve?

Safrika.- En realidad creo que no se puede. Uno cree que sí pero es imposible. En realidad, el título del poemario es más una advertencia. Tal vez debería ser una pregunta. Y bueno, tal vez sí que se puede. Estar preparado, digo. Pero cuesta mucho y cuando uno no ha sabido nunca estar preparado para nada, la nieve, la verdadera, la que es frío y tristeza, engulle y engulle. Da igual, uno nunca está preparado para eso. Se aprende en la misma avalancha.

BdS.- Este es un poemario lleno de escenas en las que no parece que se utilicen filtros que suavicen la realidad, ¿cómo definirías tu mirada poética?

S.- La definiría como un estado mental, muy concreto. Claro, no hay filtros, no hay necesidad de ellos. La escritura es una forma de expiación, de salida... si eso me hace exponerme no me importa.

BdS.- ¿La realidad es prosaica o lo cotidiano esconde más poesía de la que se puede apreciar a simple vista?

S.- La realidad es prosaica como un cubo de agua fría. La poesía creo que se esconde en el que mira. La realidad es adulta y gris, y tiene sorpresas horribles. Con algunos destellos. Realidad creo que es una fea palabra. Un poema puede hablarte de algo horrible y ser excelente.  Un buen poeta haciendo de la realidad sucia y fea un poema bello que te desarme, que de alguna manera filme esa realidad. En realidad creo que la mejor poesía sale de ahí.

http://bailedelsol.org/index.php?option=com_booklibrary&task=view&id=694&Itemid=427&catid=115
 
BdS.- ¿Cómo crees que ha evolucionado tu poesía a lo largo de tu obra?

S.- Una evolución natural, con la propia madurez. A veces creo que sí que se ha hecho todo más pausado, pienso más las cosas, antes era más visceral, no me planteaba formas ni estilos ni nada, ahora tampoco en realidad, también es cierto que ahora no escribo tanto como antes…

BdS.- ¿Cuánto hay de mirada hacia el interior y cuánto hacia el exterior en Preparados para la nieve?

S.- Todo es interior.  Es el filtro que define una poética.

BdS.- En el libro hay soledad, hay melancolía, miedo y, tal vez, incomprensión del entorno, sin embargo parece un libro escrito desde una cierta calma, ¿eso se consigue con la distancia o es una implicación serena en las emociones?

S.- Con la distancia, en mi caso no hay serenidad ninguna ni la hubo ni creo la habrá jamás. Desgraciadamente, habré de hacer terapias de algo y recuperar la fe. Gracias.
 

Puedes comprarlo AQUÍ

miércoles, 22 de abril de 2015

“MI VIDA CON POTLACH”, DE INMA LUNA

“Mi vida con Potlach”, de Inma Luna (Baile del Sol)
¡Vaya diario! Pobre Potlach. Un perro surgido de la nada, abandonado, aparece en el salón de Luis y Sonia, no sabemos si secuestrado o enviado por quien sea para proporcionar un asidero al propio Luis mientras se desmorona.
No nos damos cuenta. Los occidentales nos creemos muy listos. Pensamos que tomamos nuestras propias decisiones cuando siempre son otros quienes deciden por nosotros. (…) La respuesta no está en lo remoto sino en la cotidianeidad. Es ahí donde se tienen que trazar los perfiles de la existencia dejando que el espacio se ajuste a la necesidad, sin intentar llegar a conclusiones que están fuera de nuestro alcance, sin ser tan pretencioso.
Luis quiere caer. Decide que el resto del mundo no merece su compañía, excepto Potlach. Cree poder vivir esa vida e Imna Luna elige el diario como género para comprobar si será capaz de llevar a cabo su plan. Una elección interesante porque permite cierta libertad a la hora de contar lo que ocurre. Estamos sujetos a la capacidad de Luis (la que le dé la autora) de enfrentarse al papel según su estado de ánimo (o del nivel de acercamiento al inframundo) y podemos conceder ciertas licencias como períodos de ausencia. A cambio, exigimos que cada entrada sea memorable. En principio es un buen trato.
…sé que mucha culpa de aquello la tuvieron mis expectativas, mis elevadísimas expectativas respecto a la gente. La gente solo es gente y no está disponible. 
… estarían ahí si les necesitaba. Bueno, no lo pensaba verdaderamente, no son cosas sobre las que uno medite, solo se dan por hecho en la hora precisa.
El paso de Luis por la clínica psiquiátrica y sus comienzos fuera de ella conservan estas directrices, solo amenazadas por la entrada en escena de Noelia, con su madre y Guille como secundarios necesarios.
Una cuestión clara: esas ideas y planes perfectos en nuestra cabeza agonizan cuando se confrontan a la realidad, convertidas en meras ilusiones. El transcurrir de las páginas nos lleva a historias de custodias, redespertar social/sexual y algún que otro quiebro improbable. Se pasa de puntillas por errores donde se asumen escasas responsabilidades  y se llega a prescindir (a través de una trágica muerte de un personaje que poco parece importar y que comprometía el final feliz, convertida en villana culpable de casi todos los males)de secundarios molestos. Todo por encajar piezas, que nos devuelvan la ilusión, ahora que Potlach se ha ido después de cumplir con su cometido.
-Ya. ¿Y tú crees que permanecer inmóvil te salva de todo?, ¿crees que si tú no haces nada, el universo también se paraliza?
-…
-No sabes lo equivocado que estás, Luis. A ti lo que te pasa es que estás muerto de miedo.
Para la reflexión posterior, se abren tres vía de debate.
1º Estructura de diario
-A favor: da más libertad, permite avanzar a saltos. Rompe la linealidad, la relación causa-efecto, son pensamientos trasladados al papel y que se produzca esa traslación depende del estado de ánimo del escritor. Aporta veracidad, porque, en teoría, es un documento íntimo y engañarse a uno mismo es complicado. No significa necesariamente que lo contado sea cierto, pero sí que el escritor lo vea de ese modo.
-En contra: Se hace necesario que cada entrada sea memorable. Cada línea debe contar.
2º Interpretación del texto. Las pruebas de Inma Luna.
Ella misma nos reta. Solo ella puede expresar sus verdaderas intenciones. No es que sea realmente importante; el libro se hace nuestro cuando iniciamos la lectura. Ante Luis caben tres opciones, y todavía no sabemos cuál sería la más interesante:
-Estamos ante un cínico, descreído, alguien que ha perdido la fe en sí mismo y la humanidad y con razón.
-Un caprichoso egocéntrico, demasiado centrado en su propio ombligo, incapaz de ponerse en el lugar de otra persona.
-Alguien básicamente confundido. Con tendencia a charlas consigo mismo, en las que se refuta y acaba por darse la razón y al que el tiempo y contacto humano devuelven a la rueda.
3º ¿Qué pinta Potlach en todo esto?, ¿qué representa?, ¿es importante?
-La explicación obvia. Llega con la caída, sostiene en el fondo, acompaña en la subida y se va cuando todo vuelve a la “normalidad”.
-Podría ser Luis observándose a sí mismo. Su actitud sumisa, la aceptación de cualquier circunstancia y la fidelidad a una idea: abandonar todo contacto pero anhelar ese contacto al mismo tiempo.
-Su pérdida genera un ligero temblor, muy lejos de un terremoto registrable. Al fin y al cabo, y por muy duro que suene, es prescindible. Lo realmente importante es creer en la posibilidad de la vuelta, incluso para alguien como Luis.

viernes, 17 de abril de 2015

Bailando con Ismael Cabezas: Nadie puede quedarse al margen de lo que está sucediendo en la sociedad española, y los poetas son parte de ella.



http://bailedelsol.org/index.php?option=com_booklibrary&task=view&id=693&Itemid=427&catid=116

Baile del Sol.- Pisadas en la nieve sucia es un poemario muy comprometido con el momento actual, ¿qué mirada poética merece esta situación?
 
Ismael Cabezas.-Nadie puede quedarse al margen de lo que está sucediendo en la sociedad española, y los poetas son parte de ella. Cuando esta crisis pase, al menos sus efectos más graves, se podrá realizar la pregunta, ¿dónde estabas tú en la crisis de 2008? Intenté estar con los jubilados, los desempleados, los excluidos en general, con el arma que mejor o peor sé utilizar: la palabra. No sé si es suficiente, pero es lo que mejor sé hacer.

BdS.-  El trabajo, el cansancio, los nuevos excluidos ¿hay poesía en todo eso?

I.C.- Existe poesía en la vida cotidiana, en los gestos más comunes, que son los que realmente conforman nuestras vidas. La vida es una mezcla de momentos decisivos donde uno toma decisiones que condicionarán completamente el curso de su existencia, junto con todos esos momentos, supuestamente intrascendentes, pero que van conformando nuestro vivir, tanto o más que las grandes decisiones.
 
BdS.- ¿Qué supone este poemario en el conjunto de tu obra?    

I.C.- Pisadas en la nieve sucia, supone por un lado el ejercicio de la mirada hacía los que me rodean, las personas de cincuenta años que jamás han volado, la gente con trabajos precarios, los usuarios de las oficinas de empleo, la clase trabajadora en general; pero es una mirada desesperanzada, porque no veo luz en los días que estamos viviendo. También intenté que el libro tuviese un tono más íntimo, con poemas en los que abordase figuras de mi entorno familiar, como mis padres o mi abuelo, personas a las que quería rendir un modesto homenaje.

http://bailedelsol.org/index.php?option=com_content&view=article&id=641&itemid=426

BdS.-El poemario parece ir de lo general a lo particular en un recorrido que parece retratar tanto los alrededores como al propio autor…

I.C.- Es cierto, el libro va de lo general a lo particular, arranca con varios poemas que intentan situar a los miembros de la clase obrera en el foco de atención del lector, para luego pasar a un tono tal vez más confesional, pero siempre teñido de un tono de desesperanza, pues no albergo esperanzas, tal vez, convencimiento, como decía el poeta Ángel González

BdS.-¿La poesía te permite entender mejor algunas cosas o no es ese su objetivo?

I.C.-La poesía es mi medio de conocer y esclarecer la realidad. Me gusta mucho una definición de poesía que da el poeta Charles Simic, en la que viene a decir que la poesía es esa fotografía de nosotros mismos donde los demás se ven reflejados. Es el tipo de poesía que a mí me interesa, la poesía donde puedes sentir el latir de la vida.

BdS.- ¿Te sientes identificado con otros u otras poetas de tu generación?

I.C.- Dentro de mi generación, me siento muy identificado con el trabajo poético de Safrika.

Puedes comprarlo AQUÍ