jueves, 28 de agosto de 2014

En septiembre, en la colección Serie Negra, la novela de Erlantz Gaboa, TESTIGO DE LA DEFENSA




En un juicio, son importantes las pruebas; pero el jurado suele prestar más atención a los testigos. La confiabilidad en sus testimonios suele influir contundentemente en la decisión de los doce “imparciales”. Por ello, es cardinal, tanto para la defensa, como para la acusación, contar con buenos testigos, muy confiables.

Esta novela trata sobre la importancia de los testimonios, y, por ende, de los testigos en un juicio, y mucho más si se trata de asesinato.

La defensa cuenta con un testigo valioso, alguien que probará, más allá de la duda razonable, la inocencia del inculpado.

lunes, 25 de agosto de 2014

En septiembre, el volumen de relatos PERDER ES CUESTIÓN DE TIEMPO de Rubén Don



Libro de viaje o viaje de libro. Viajado, librado. Nueve cuentos que resultan tan certeros como una flecha. Rubén Don sabe a dónde apuntar, suelta el tensado hilo del arco y da en el blanco. Historias en donde pareciera que la vida está supeditada al destino. ¿Realmente se puede vivir la vida que se elije? Algo que los personajes de estas historias ponen en constante tela de juicio. Porque al fin y al cabo son cotidianos, sus historias naturales. Van al bar de todos los días y dicen: Mozo, lo de siempre. Son habitués. Compran cada cosa en su lugar. La carne en la carnicería. La verdura en la verdulería, y así. Profundizan en ese concepto. Pero ojo, todo es risas, descontrol y descorche hasta que te das cuenta que lo que está diciendo es que la incompatibilidad es de vos con vos mismo. Simplemente porque a veces la vida no ofrece más. Personajes profundamente existenciales. Ser, estar, parecer o semejar. Viven en constante movimiento, se preguntan, sexean, dan al diálogo ese ágora que los acerque al “Instructivo de vida” anhelado. Un conjunto de textos en donde  encontrar asidero no es nada sencillo. Vamos bien entonces. La literatura corta la piel con el filo del canto de una hoja de papel o con la puta al río. Don lo aplica con maestría. Un hipertexto que recomienda el Gurú de mi Gurú y el Jefe de la Comuna de Cuchillo-Co, dos eruditos argentas especializados en literatura del más allá.
Alejandro Cavalli




Rubén Don nació en la ciudad de México en 1977. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Justo Sierra. Ha sido corresponsal en México de la Agencia Internacional de Noticias Literarias Librusa, colaborador del suplemento Arena del periódico Excélsior, editor web y redactor de las revistas Conozca Más y PC Magazine. Textos suyos también han aparecido en las revistas Cultura Urbana, El universo del búho, Nostromo, Swishy, Homines, Espiral y literaturas.com. Ha publicado la novela La consecuencia de los días (UACM, 2005), Premio Nacional de Narradores Jóvenes 2005, con una nueva edición en 2009 bajo el sello del Instituto Politécnico Nacional; Negativos extraviados en el placard (Amarillo Editores, 2006); y Nos veremos en el infierno, Kurt Cobain (Tierra Adentro, 2011).   

sábado, 23 de agosto de 2014

Optimístico, de Iñaki Echarte Vidarte

portadaOptimístico
Iñaki Echarte Vidarte
Baile del sol, 2013
            Iñaki Echarte Vidarte es un poeta joven, iconoclasta, directo que en este libro nos ofrece  una  visión del amor, tema lírico por excelencia, que se centra de forma directa en el cuerpo de modo que más que del amor tendríamos que hablar del deseo con el que va irremediablemente unido. Esa pulsión oculta y personal que muy pocas veces se expresa en la poesía como lo hace este escritor.
            El deseo es el de un cuerpo masculino al que se contempla y no se tiene “te veo a diario”, “te miro/hasta que/ desapareces/ de mi vista”.
            También aparece la cotidianidad  asfixiante que se vive en la gran ciudad donde el anonimato es una losa “dicen que madrid es una ciudad/donde cada día ocurren cosas diferentes/ puede ser”. Quien vive en la ciudad y está sujeto a una vida repetitiva, monótona no puede apreciar  casi nunca los acontecimientos diversos que el teatro de la ciudad ofrece.
            El deseo está siempre condicionado por la inevitable existencia del tiempo que marca el encuentro y el desencuentro de los amantes “cada segundo que pasa nos ahoga/ en la fría tristeza/ de la soledad futura” la ciudad es el escenario donde se buscan y se propician los encuentros, donde los cuerpos ven limitada su capacidad de ser y de conocerse, donde los deseos se frustran o se cumplen y donde no hay nada que pueda permanecer inmutable.
            Iñaki Echarte Vidarte como un Cernuda del siglo XXI recorre los tortuosos caminos de la vida intentando que los instantes de placer robados al tiempo permanezcan más allá de lo que la misma vida puede tener programado en su inevitable transcurrir.
            Poemas de verso corto exentos de elementos retóricos, sencillos y directos en los que la melancolía pende siempre de aquello que podría ser posible y pocas veces es. MCM.

miércoles, 20 de agosto de 2014

STONER

STONER
JOHN WILLIAMS

Ed. Baile del sol, 2013

STONER
 Stoner es una palabra de jerga que designa a aquella persona que fuma habitualmente marihuana. No sé si el autor de la novela ha escogido a conciencia este nombre para el protagonista de la narración, pero supongo que lo ha tenido muy en cuenta. Porque el personaje central va por la vida aparentemente ido, traspuesto. Se nos muestra como un carácter pusilánime y pasivo; sin embargo, cuando entiende que algo es verdaderamente importante, su decisión es inapelable y afronta el problema como una roca, como una piedra (Stone). También como una piedra se comporta a veces el protagonista, inmutable ante los acontecimientos y dejándolos pasar.
Tremenda novela en la que Williams disecciona no solo el alma humana sino la vida en su aspecto más dramático: la soledad de la persona frente a la sociedad y el mundo en general, la soledad en cuanto a afrontar su propia vida. Y es terrible porque lo que nos cuenta es demoledor, de tan real; inevitablemente cotidiano. Aunque esté ambientada entre el comienzo y la primera mitad del siglo XX, la narración, con pequeños cambios de ambientación, podría ser perfectamente actual. Se sigue aislando al “diferente”, al que no se comporta como todos, al que se ocupa de sus asuntos y va a su aire. No es demasiado comprensible, sin embargo, cómo el protagonista da el salto de la mentalidad agraria y campestre a la literatura. Casi parece sernos descrito como una transfiguración, una visión que transforma a William (nombre tampoco casual, hay elementos autobiográficos en esta novela) y le hace penetrar en los secretos de las palabras. Una especie de “caída del caballo” al modo de San Pablo.
La historia es la de un hijo de granjeros de Missouri que sale del campo y se sumerge en el mundo universitario de Columbia, una pequeña ciudad de Missouri. Con la idea originaria de que su retoño aprenda mejores técnicas de Agricultura, que revertirán en la mejora de la granja, los padres de William lo envían a la Universidad. Pero allí ocurre un cambio, el chico descubre que hay otras cosas que le atraen profundamente más. Un mundo nuevo: las palabras. Y abandona padres, granja, proyectos y futuro.
Este es un nuevo mundo en el que, fuera de los libros y un par de amigos, William no sabe nada, y mucho menos, de las mujeres. Así, la primera mujer que le mira se convierte en la dama de sus sueños. Todo va muy deprisa y de la noche a la mañana William Stoner se convierte en un esposo (y más tarde en padre) con demasiadas responsabilidades y muy pocas satisfacciones. La existencia de este hombre se va retrayendo cada vez más, para defenderse de las agresiones externas, aunque las responsabilidades y las culpabilidades se le vayan sumando sobre sus ya desmejorados hombros. Paulatinamente se va atrincherando en los libros, en la literatura, en el mundo de las palabras y en el mundo académico, en su trabajo como profesor. La esposa, los padres, la hija, el hogar, todo va distanciándose (contra su voluntad, pero William es un hombre tranquilo, podríamos decir) y haciéndole enrocarse en un duro caparazón, del que sale en una breve etapa al descubrir el amor, la pasión amorosa. Pero esto tampoco se le permitirá. Toda su vida es un acumulo de frustraciones y fracasos, salvo su constante refugio: su trabajo como profesor. La descripción de la vida académica universitaria, que el autor conoció durante muchos años, es una vivísima disección, un retrato fiel, dramáticamente realista…y lo peor es que no parece haber cambiado demasiado, incluso en la europea y no digamos, la española. Intrigas, presiones, ambiciones y luchas por el poder. Todo un reflejo, en miniatura, de la sociedad.
La vida de Stoner es presentada al lector por diversas facetas (la campestre, los comienzos estudiantiles, el noviazgo y boda, el trabajo de profesor, el affaire con Katherine, etc.) por orden cronológico y desde un narrador impersonal, pero eligiendo el punto de vista de Stoner. No sabemos lo que piensa Edith, ni Grace, ni los demás personajes, aunque podemos deducir muchas cosas de los hechos que se nos muestran. Tampoco sabemos demasiado del pensamiento de William. A veces parece que siga una corriente vital, sin plantearse nada, como si estuviera fumado, dejándose llevar, como un canto rodado…like a rolling stone.
Lo que vemos en el desarrollo de la historia es que un hombre sencillo, honrado, que sigue su camino, es acosado por todos aquellos que le rodean; de un modo muy sutil a veces, de un modo violento y directo, otras. Y su refugio siempre es la literatura, que es el mundo que ha elegido ( a veces nos queda la duda de si es la literatura la que le ha elegido a éll). Con los libros vive y con los libros muere. Por lo demás, a pesar de estar siempre rodeado de gente, la soledad es su única compañía.

John Williams (Clarksville, Texas, 1922 – Fayetteville, Arkansas, 1994) fue un escritor estadounidense principalmente conocido por sus novelas Stoner, Butcher’s Crossing y El hijo de César, aunque también se dedicó a la poesía. Nació en una pequeña localidad tejana, Clarksville, Después de desempeñar varios empleos se enroló en el ejército en 1942, durante dos años y medio, sirviendo en la India y Birmania. Tras la Segunda Guerra Mundial fue a la Universidad de Denver, donde obtuvo su título de bachelor en 1949, y elmaster, en 1950. Durante este periodo publicó su primera novela, Nothing But the Night (1948), y su primera colección de poemas, The Broken Landscape (1949). En otoño de 1950 Williams fue a la Universidad de Missouri, donde ejerció como profesor y obtuvo el doctorado en 1954. En 1955 pasó a dirigir el programa de escritura creativa de la Universidad de Denver. Tras jubilarse en 1986, Williams se trasladó con su mujer a Fayetteville, Arkansas, hasta su fallecimiento.
  
Ariodante
agosto 2014